Este palacete residencial perteneciente a un empresario dedicado a la caña de azúcar, comenzó a construirse a principios del siglo XX. El estilo es claramente neomudéjar y la decoración interior está inspirada en los jardines de la Alhambra. Está situado frente a la playa del Bajondillo en un acantilado y es dueño de unas vistas envidiables