Monasterio budista del Garraf, un refugio de calma y espiritualidad en medio de la naturaleza

Ubicado en las colinas del Parque Natural del Garraf, este santuario budista es un lugar donde puedes encontrar inspiración y renovar tu conexión con el universo.

El Monasterio Budista del Garraf es un destino especial para aquellos que buscan un respiro del bullicio de la vida cotidiana. Sus jardines cuidadosamente diseñados, sus templos ornamentados y sus paisajes serenos te invitan a desconectar del estrés y la preocupación y a conectar contigo mismo en un nivel más profundo.

Además de su belleza natural, el Monasterio Budista del Garraf ofrece una variedad de actividades para nutrir el cuerpo, la mente y el espíritu. Puedes participar en meditaciones guiadas, clases de yoga o simplemente pasear por los senderos del monasterio mientras disfrutas de la tranquilidad del entorno.

Colonia Güell, un tesoro oculto

Esta encantadora comunidad industrial, diseñada por el renombrado arquitecto Antoni Gaudí, es un destino fascinante que combina la belleza arquitectónica con la historia industrial de la región.

Ubicada a las afueras de Barcelona, la Colonia Güell es un lugar donde el pasado y el presente se entrelazan de manera única. Sus coloridas casas obreras, sus iglesias impresionantes y sus espacios verdes te transportan a una época pasada, mientras que sus talleres y fábricas restaurados reflejan la vitalidad y el espíritu emprendedor de la región.

Pasear por las calles de la Colonia Güell es como dar un paseo por la historia, con cada edificio contando una historia única sobre la vida y el trabajo en esta comunidad industrial. Además, la Colonia Güell también es conocida por su rica vida cultural, con eventos y actividades que celebran la herencia artística y cultural de la región.

Sant Sadurni d’Anoia, la capital del cava

Un encantador pueblo situado en la región vinícola del Penedès, en Cataluña. Conocido como la capital del cava, este pintoresco pueblo es el lugar perfecto para disfrutar de la deliciosa gastronomía local y descubrir la rica tradición vitivinícola de la región.

Sant Sadurní d’Anoia es famoso por sus bodegas históricas y sus viñedos interminables, donde se produce el cava, el vino espumoso típico de la región. Pasear por sus calles empedradas es como sumergirse en la historia del vino, con cada rincón contando una historia única sobre la cultura y el patrimonio de la zona.

Pero Sant Sadurní d’Anoia no es solo para los amantes del vino; también es un destino cultural vibrante con una variedad de festivales y eventos durante todo el año. Desde fiestas tradicionales hasta conciertos de música en vivo, siempre hay algo emocionante que hacer en este encantador pueblo.

 

¿Vas a visitarlos todos?

 

Recomendado por Vanesa Martín Lorente, Content Specialist en Oficinas Centrales Hotelatelier