Si hay un barrio que capta la esencia de Sevilla, es el antiguo barrio judío de Santa Cruz. Piérdete en su laberinto de estrechas calles empedradas y descubre pequeñas plazuelas con coloridos rincones.

Santa Cruz es el lugar perfecto para relajarse y disfrutar de unas tapas en una terraza con el dulce aroma de las flores de azahar inundando el ambiente. También encontrarás una gran variedad de tiendas que venden productos artesanales locales así como galerías de arte. Aunque el Barrio Santa Cruz es muy turístico, todavía conserva su tradicional encanto andaluz

 

 

Recomendado por Marta Pabon ( Experience Manager)