Valencia se viste de fallas

Valencia se viste de fallas

Share Button

Valencia ya está en fallas. Sí, oficialmente son del 15 y el 19 de marzo, pero eso no importa porque el ambiente de fiesta ya está y eso se sabe y se siente desde hace días en la capital del Turia. La pólvora ya se huele, las verbenas ya han empezado a amenizar las noches, las carpas de los casales ya han comenzado a instalarse y, sobre todo, la ciudad ya tiene ambiente de fallas.

Las fallas son una de las fiestas españolas de mayor repercusión internacional y ello hace que miles de visitantes acudan a Valencia para ver en primera persona la grandiosidad de los monumentos, sentir cómo el estruendo de las mascletaes inunda el cuerpo, maravillarse con el espectáculo de colores de los fuegos artificiales, probar la auténtica paella valenciana y bailar sin descanso en los conciertos y verbenas. Sí, Valencia ya está en fallas y ya teníamos ganas.

Para los que este año visitan por primera vez las fallas hay una serie de cosas que no pueden perderse. Sin duda, una de las citas más tradicionales son las mascletaes que tanto impresionan cuando se presencian por primera vez. Cada día a las 14.00 horas miles de valencianos y visitantes se dan cita en la plaza del Ayuntamiento para vivir de cerca este derroche de pólvora, de estruendo, de colores, de ritmo y de emoción, mucha emoción.

Como no puede ser de otra manera, también es obligatorio hacer una ruta por los diferentes monumentos que se instalan por toda la ciudad y que siempre vienen acompaños de su característico humor satírico sobre temas de actualidad.

Tampoco hay que perderse los espectáculos de fuegos artificiales que cada noche tienen lugar en el Paseo de la Alameda, junto a los jardines del Turia. El gran colofón de los castillos se hace en la Nit del Foc el 18 de marzo, cuando el cielo valenciano se llena de la mayor fiesta de colores y luces de la semana fallera.

Y hablando de luces, en el barrio de Ruzafa ya se han encendido las luces de todas las comisiones que se presentan al concurso de calles adornadas, el cual este año ha ganado la calle Sueca-Literato Azorín. Merece mucho la pena ir a dar un paseo por este barrio al menos algún día para presenciar el encendido de las luces cada día a las 20.00 horas y todo el espectáculo de música y luz que lo acompaña.

Por otra parte, uno de los actos más emotivos para los falleros, además de la cremà, es la ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados. Entre los días 17 y 18 de marzo, comisiones enteras de falleros desfilan desde todas partes de Valencia hasta la plaza de la Virgen, junto la Catedral de Valencia, para hacer una ofrenda de flores con la que se cubre el gran manto de la geperudeta (la jorobadita), que es como llaman cariñosamente los valencianos a su patrona.

Si eres de los que disfruta bailando, no te pierdas las muchísimas verbenas que se hacen a diario en prácticamente todos los casales falleros o infórmate de los grupos nacionales a internacionales que actúan en los conciertos de los Jardines de Víveros.

Y, por supuesto, hay que ver en directo una cremà. Todas las fallas se queman la noche del 19 de marzo, cuando multitud de gente acude a ver cómo se encienden los últimos castillos que dan pie al fuego que devora los monumentos ante la emoción de los espectadores. Tras quemarlas, se pone punto y final a esta fiesta, cuya próxima cita comienza a prepararse al mismo día siguiente.

Para disfrutar de las fallas te recomendamos que te alojes en alguno de los magníficos hoteles de Petit Palace en Valencia, no te decepcionarán.

Share Button
comentarios