Un paseo por las plazas más bonitas de Madrid

Un paseo por las plazas más bonitas de Madrid

Share Button

Si hay un mes en el que merece realmente la pena visitar la ciudad de Madrid ese es -sin duda- el mes de junio. Con unas temperaturas ideales para pasear, nuestra recomendación para este mes (siempre y cuando ya se conozcan los principales puntos de interés de la capital) es que disfrutes de una ruta por las plazas más bonitas y emblemáticas de Madrid. Hoy te damos los nombres de las más llamativas. Toma nota :)

 Plaza de la Villa, un tesoro en pleno centro de Madrid

A muy pocos metros del hotel Petit Palace Mayor Plaza se encuentra la bonita Plaza de la Villa. Esta plaza (cuya historia se remonta a la Edad Media) queda ubicada en la Calle Mayor, en el pleno centro de la capital. Rodeada de pequeñas callejuelas llenas de historia, la Plaza de la Villa está custodiada por elementos culturales de calibre como son la Casa y Torre de los Lujanes, la Casa de la Villa o la popular Casa de Cisneros (una construcción que data de comienzos del siglo XVI).

Además de disfrutar de la mezcla de estilos arquitectónicos (medieval, barroco y plateresco entre muchos otros) podrás llevarte parte de esa autenticidad que se respira en los puntos más veteranos de Madrid.

 La Plaza del Rey y la casa de las 7 chimeneas

Entre el Círculo de Bellas Artes de Madrid, el Petit Palace Lealtad Plaza  y el paseo de Recoletos (a la altura del Museo de Cera) se encuentra la Plaza del Rey y la casa de las siete chimeneas, el principal reclamo de esta zona de la capital.

Esta casa (obra de Juan de Herrera, Antonio Sillero y Juan Bautista de Toledo) es famosa por su historias pasada, por sus muchas leyendas de terror y por ser -según cuentan los abuelos- la primera residencia oficial de la mano derecha del rey Felipe II de España.

 Plaza Salvador Dalí

Junto a la Calle Goya (a unos 15 minutos en metro desde Petit Palace Opera) son muchos los viajeros que se sorprenden al toparse con la única escultura de Dalí fuera de Cataluña. Sí, es ahí cuando cobra sentido la bonita y sencilla Plaza de Salvador Dalí, un particular homenaje al artista de Figueres que bien merece la pena visitar.

La obra del artista consta de un dolmen y una escultura de bronce de más de trece metros de altura cuyo fin (según indican los propios expertos historiadores de arte) era representar -de alguna manera- la unión entre Isaac Newton y la ciencia.

 

Share Button
comentarios