Sevilla en dos días: planes y lugares que debes visitar

Sevilla en dos días: planes y lugares que debes visitar

Share Button

Se dice que Sevilla tiene un color especial. Y así es. No sabemos si por su buen clima, por el carácter de su gente, por sus jardines o por sus monumentos, pero sea por lo que sea, lo cierto es que la capital andaluza tiene de verdad algo especial. Pero para entenderlo hay que visitar esta preciosa ciudad y dejarse embriagar por su aire especial.

Una visita fugaz de dos días a Sevilla es tiempo suficiente para conocer sus lugares más turísticos. No da para entretenerse demasiado pero al menos sí para visitar lo más importante. A continuación te proponemos una ruta para conocer Sevilla en dos días.

El primer día te proponemos comenzar por la hermosa Catedral de Sevilla, ubicada en la plaza del Triunfo. Es la catedral gótica cristiana con mayor superficie del mundo y su belleza y valor patrimonial es tal que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Junto a ella, se encuentra La Giralda, el campanario de la Catedral, de 104 metros de altura, reconocido en el mundo entero como uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad.

Para completar la mañana te proponemos una visita al Real Alcázar de Sevilla. Es posible que hayan largas colas por lo que es aconsejable ir con tiempo, tanto para poder entrar como para disfrutar con calma de su precioso interior. Allí encontrarás un hermoso complejo palaciego mudéjar rodeado de bellos jardines, cuyo conjunto también fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Junto a la Catedral se encuentra el Archivo de Indias, un imponente edificio en el que se conserva toda la documentación referente a la colonias españolas durante el descubrimiento de América. No muy lejos de allí, se encuentra la Iglesia de San Salvador, ubicada en la plaza del mismo nombre. Es la segunda iglesia más grande e importante de Sevilla, después de la catedral.

Para la hora de la comida te proponemos que te dirijas al pintoresco barrio de Santa Cruz. Este emblemático barrio sevillano está repleto de bares de tapas en los que degustar las clásicas delicias andaluzas. Después, resérvate unas horas para perderte por sus callejuelas.

Para el segundo día te proponemos empezar por el Parque de María Luisa. Está formados por los jardines privados del Palacio de San Telmo, los cuales fueron donados al pueblo por la Infanta María Luisa Fernanda de Borbón en 1893 para que todo el mundo pudiera disfrutar de ellos. En su interior se ubica la plaza de España, de 200 metros de diámetro y en la que habitualmente se realizan concentraciones de todo tipo.

Tras salir del parque, puedes dirigirte a visitar la famosa Torre del Oro de Sevilla, situada en el margen izquierdo del río Guadalquivir, junto a la mítica plaza de toros de la Real Maestranza. Después puedes dar un paseo por la orilla del río e incluso sentarte para descansar junto a él como hacen muchos sevillanos. Si el hambre comienza a hacer acto de presencia puedes cruzar el puente de Triana y dejarte caer por este emblemático barrio sevillano. Es uno de los más antiguos de la ciudad, antaño ocupado por marineros y hoy conocido por ser una de las cunas del flamenco. Aquí el baile, el cante y el buen comer se unen dando como resultado uno de los barrios con más duende de Sevilla. Si cae la noche, puedes aprovechar para quedarte a ver un espectáculo de flamenco en alguno de los tablaos de Triana.

Share Button
comentarios