Platos que debes comer si viajas a Salamanca

Platos que debes comer si viajas a Salamanca

Share Button

Salamanca es una ciudad preciosa con una riquísima vida cultural y su gastronomía no se queda atrás ni mucho menos. Toda la provincia es famosa por ser exportadora de embutidos y carnes de altísima calidad pero esta ciudad castellano leonesa también es conocida por recetas tradicionales tan suculentas como el farinato o las patatas meneás. No pierdas detalle de este post porque vamos a hacerte una breve guía de los productos y platos que debes probar si viajas a Salamanca.

Para comenzar Salamanca dispone de toda una serie de productos con denominación de origen que deberías probar (y llevarte a casa) si tienes la ocasión de viajar allí. Sus embutidos y carnes son famosas y, en especial, el jamón ibérico de Guijuelo y la carne de ternera de Morucha, ambos con denominación de origen que garantiza su calidad y su procedencia de estas áreas geográficas.

También es famosa aquí la producción de la lenteja de la Armuña, la cual se distingue de la lenteja común por su sabor tradicional y por no perder la piel cuando se cuece. Su calidad y sabor harán que tus guisos tengan el éxito garantizado.

Salamanca también cuenta con la denominación de origen vinícola “Arribes”, con la que se garantiza que estos vinos han sido elaborados con uvas procedentes de la cuenca del río Duero, en terrenos de Salamanca y Zamora. De las uvas tintas y blancas recolectadas allí se produce un exquisito caldo capaz de deleitar los paladares más exigentes.

Por otra parte, la gastronomía tradicional salmantina cuenta entre su patrimonio heredado con extraordinarias recetas que se han mantenido a lo largo de los años y que toda persona que visita esta ciudad debería probar para conocer su estupenda cocina. Entre sus recetas más típicas está el farinato, un embutido hecho con grasa de cerdo, migas de pan, aceite de oliva y varios condimentos como el anís. Se sirve con unos huevos encima que son el colofón de este contundente y sabroso plato.

El hornazo es otra de esas recetas tradicionales, muy popular a la hora de las meriendas o excursiones al campo. Se trata de una empanada de masa seca que se rellena de carne, chorizo, jamón y huevos duros. No te pierdas tampoco la chanfaina, un plato elaborado a base de arroz con trocitos de chorizo y carne. Toda una delicia.

En cualquier restaurante de comida salmantina encontrarás también las famosas patatas meneás, un puré de patatas elaborado lentamente con ajo y pimentón al que se añaden productos de matanza tan propios de esta área geográfica. Y sin dejar los platos hechos con carne de la zona, también son típicas en Salamanca recetas como el calderillo, que es un guiso de carne y patatas, y el cochinillo asado al fuego lento.

Después de un festín con cualquiera de estos platos, la guinda perfecta es probar algunos de sus postres tradicionales, como los chochos, que son unos dulces anisados, o un bollo maimón, que es un riquísimo bizcocho.

Si vas a viajar a Salamanca para probar su gastronomía tradicional te recomendamos que te alojes en el Hotel Petit Palace Las Torres de Salamanca, a un paso de la zona de tapas de la ciudad y de puntos de interés turístico como la Casa de las Conchas.

Share Button
comentarios