Mijas, una joya malagueña entre la sierra y el mar

Mijas, una joya malagueña entre la sierra y el mar

Share Button

Cuando conocemos un destino, lo amamos y volvemos a él una y otra vez, toca abrir el campo de visión, coger el mapa, ponerse la mochila al hombro (o colocarla en el maletero del coche) y poner rumbo a todos esos pueblos y lugares de interés que te muestran la otra cara del destino… La más auténtica en muchos casos.

Aunque nuestro país cuenta con lugares increíbles que bien merece la pena visitar, lo cierto es que hay algunas provincias que tienen que ser vistas en su totalidad, ya sea por su magia, por su encanto, por sus costumbres o porque simplemente nos apetece. Málaga es una de ellas. La ciudad de la luz cuenta con joyas como Mijas, un pueblecito de tonos blancos dormido sobre una colina y que no puedes dejar de ver si has decidido pasar unos días de relax en un hotel en Málaga de Petit Palace.

En el corazón de la Costa del Sol, a menos de treinta kilómetros de la capital y con no más de seis mil habitantes, Mijas (el pueblo) linda con el Río Las Pasadas y con el popular Río Ojén (que a su vez forman el Río Fuengirola) y permanece recostada en las faldas de la bellísima Sierra de Mijas, nada menos que unos cuatrocientos metros sobre el nivel del mar.

Aunque su zona anexa, Las Lagunas, es una destacado punto comercial e industrial del lugar (de ahí que sume más de treintamil habitantes), el encanto de la zona reside en el antiguo pueblo de Mijas y es que pocas cosas son comparables a ese bellísimo contraste entre las casitas blancas y esa textura montañosa que las acoge.

Pasear por Mijas es ir un poco más allá, es conocer la auténtica provincia de Málaga. Y es que en este pequeño pueblecito todavía se pueden respirar algunas notas de cómo era la vida antes del boom turístico, de las tecnologías y de la consecuente fiebre comercial. Un lugar abarrotado de ermitas encantadoras y de casitas bajas que llenan de vida sus patios interiores con flores de mil colores (especialmente de claveles y geranios, de ahí el olor único que se puede percibir cuando se visita el lugar).

El toque de color a este bello pueblo de la geografía malagueña lo ponen los populares burro-taxis de Mijas. Sí, has leído bien…burro y taxi y en ¿qué consiste? Precisamente en eso, y es que en el pasado los locales usaban este método para volver a casa después de trabajar.

Share Button
comentarios