Málaga se pone en modo “gastronomía estival”

Málaga se pone en modo “gastronomía estival”

Share Button

Por el calor y porque vivimos la vida de otro modo, es un hecho constatado que en verano nuestras apetencias gastronómicas cambian quitando protagonismo a los platos calientes para dárselo a los líquidos nutritivos, a los refrescos y zumos y -cómo no- a las comidas frías (tipo ensaladas o ensaladillas).

De todos los puntos de nuestra geografía que activan el modo “verano”, es Málaga el que lo materializa de una forma magistral. Dicho de otro modo: la gastronomía veraniega de Málaga es un auténtico festival de sabor, frescor y textura. ¿Has elegido la capital malagueña para disfrutar de unos días de relax en Petit Palace Plaza Málaga y quieres probar algunas de estas delicias? Toma nota que hoy en Petit Palace nos metemos en las cocinas andaluzas de Málaga.

La ensalada malagueña

Aunque muchos podrán asemejar esta ensalada con las populares “papas aliñás” de Cádiz no hay que caer en el error: la ensalada malagueña tiene cuerpo propio y una receta totalmente diferente. Eso sí, la base de patata no falta.

Una ensalada fría de patata a la que se añaden aceitunas aloreñas (típicas de la zona), trocitos de bacalao desmenuzado, ralladura de naranja y un buen chorreón de aceite de oliva. El toque maestro es acompañarla con unos “piquitos” y una caña San Miguel bien fría.

Berenjenas con miel de caña

Pese a que las berenjenas que dan nombre a esta receta se fríen (para dar vida a ese rebozado tan rico y crujiente que tanto nos gusta), el plato se sirve cuando ya han pasado varios minutos y el ardor de la freidora deja de hacer acto de presencia. ¿La clave? Colocar un poquito de mil de caña para acompañar cada trozo de berenjena que nos llevemos a la boca.

La porra de Antequera

Similar al salmorejo cordobés, la porra de Antequera (o porra antequerana) es otra de esas delicias que en verano nos sacan de un apuro en la cocina . Esta “sopa espesa fría” se elabora con tomate de la tierra, aceite de oliva, un poco de sal, ajo y pan duro (que pondremos en remojo unas horas antes).

Una vez elaborado, se remata con unos trocitos de jamón a tacos y un poco de huevo duro o de atún. ¿Qué quieres innovar un poco más? Tuesta pan y ponlo sobre un par de rebanadas. Te podemos garantizar que harás las delicias de tus comensales.

 

Share Button
comentarios