La verdadera historia de La Cibeles

La verdadera historia de La Cibeles

Share Button

Además de ser uno de los monumentos más representativos de Madrid (por no atrevernos a decir “el que más”), la Fuente de Cibeles es un símbolo de la historia de nuestro país. Una obra de arte que data del siglo XVIII y que se ha hecho mundialmente conocida por ser el lugar en el que el galáctico Real Madrid celebra sus triunfos.

Pero ¿qué hay detrás detrás de esta imponente dama con nombre mitológico? ¿Qué significado tienen las múltiples figuras que la acompañan en su carro? ¿Cuál ha sido su función a lo largo de los años? Si has elegido un hotel en Madrid de Petit Palace para disfrutar de unos días libres por la capital, no dudes en añadir a tu visita un paseo por los dominios de la diosa frigia porque gracias a ella conocerás gran parte de la historia de nuestra capital.

Custodiada por el Cuartel General del Ejército (Palacio de Buenavista), la Casa de América (Palacio de Linares), el Palacio de las Comunicaciones y el imponente Banco de España; la historia de La Cibeles (como comúnmente se conoce) data de mediados del siglo XVIII, momento el arquitecto Ventura Rodríguez le daba imagen sobre papel. De los bocetos a lápiz, esta diosa de la fertilidad cobró dimensiones palpables de la mano de varios artistas.

Así, y si bien Francisco Gutiérrez esculpía a la diosa así como las ruedas de su carro, el francés Roberto Michel hacía lo propio con los leones. Los detalles quedarían para el escultor Miguel Jiménez que daba forma a las cenefas del carro, y a Juan de Villanueva que sumaría al carro de Cibeles las figuras de un león y un oso, elementos que fueron retirados con el tiempo.

De casi todos es conocido el sentido de esta diosa, que no es otro que el de representar la fertilidad; sin embargo… ¿qué hay detrás de sus leones? ¿son simples animales que tiran del carro de una diosa? En absoluto… y es que detrás de estos animales majestuosos hay toda una historia con muchos siglos de amparo: Los leones representan a los personajes mitológicos Malaión y Atalanta, dos enamorados que -según la mitología- sucumbieron a los placeres de la carne en el templo de la propia Cibeles. Esta acción haría que la ira de Zeus les convirtiera en leones obligados a tirar del carro de la diosa.

Y ahí está, majestuosa, la gran diosa Cibeles; una fuente que no siempre cumplió una función de monumento sino que hasta mediados del siglo XIX tenía un cometido mucho más interesante (y de carácter público). Al contener dos cañones de agua, el lugar era zona de encuentro de caballerías y de aguadores oficiales. Eso sí, con la Guerra Civil y una vez que el agua comenzó a llegar a los hogares de la capital, la función pública de la fuente llegó a su fin.

Con el paso de los años no sólo cambió su función sino que -como comentábamos- también lo hacía su diseño y su localización. Muchos de los restos de esta historia pueden observarse en lugares como el Museo de San Isidro, un lugar que nos permite pasear por los orígenes más remotos de la capital y que nos muestra el Madrid más bello de todos los tiempos. Una joya que no te puedes perder.

Share Button
comentarios