La magia nocturna de los puentes sevillanos

La magia nocturna de los puentes sevillanos

Share Button

Si sois lectores habituales del blog de Petit Palace sabréis bien que somos amantes confesos de la ciudad de Sevilla. Una localización en la que conviven en total armonía todos los estilos urbanos posibles y que es capaz de dar cabida a una Expo, a una multitudinaria Feria de Abril o a  producción cinematográfica internacional.

En este escenario de película llamado Sevilla toman forma elementos que dan color y carácter a la ciudad. Elementos que ya son parte de su patrimonio y de su skyline. ¿Nuestros favoritos? Sus muchos puentes, esos que conectan las dos orillas de la capital andaluza y que se convierten en “experiencia” cuando se visitan al caer la noche.

Puente de Triana, la joya de la corona

Ya sea porque es el más céntrico o porque lleva el nombre del barrio más conocido de la ciudad, lo cierto es que el Puente de Triana (cuyo nombre real es Puente de Isabel II) es mucho más que un eso, más que un puente: y es que se trata de una de las joyas arquitectónicas más relevantes y famosas de Sevilla. Un lugar al que llegarás en menos de 10 minutos desde los hoteles Petit Palace Santa Cruz, Petit Palace Marqués Santa Ana, Petit Palace Canalejas.

El atardecer es su hora así que no dejes de arrancar el paseo en la zona del Arenal para dirigirte al barrio de Triana, la orilla vecina. Sus 150 metros de paseo nocturno te regalarán postales únicas de la Torre del Oro o de La Maestranza, la plaza de toros más famosa del mundo.

Puente de la Barqueta

En el año 92 Sevilla se convirtió en el centro de todas las miradas por eso de ser la sede de la famosa Expo 92. Un evento internacional que tomó forma en la “Isla de la Cartuja”, una zona que tiene como principal vía de acceso el bonito puente de la Barqueta. Este puente de unos 170 metros de longitud se construyó con una forma de arco a modo de “gran puerta” de entrada a la Expo.

De noche merece la pena visitarlo tomando como punto de partida la propia Cartuja para luego terminar el paseo en la orilla que da a la mítica zona de la Alameda, siempre llena de restaurantes, bares y del mejor ambiente.

Puente del Alamillo

Aunque es el más alejado del centro, el paseo por el puente del Alamillo es un obligado ya que regala unas vistas espectaculares de Sevilla, de sus puentes y del Guadalquivir. A nivel internacional es uno de los más conocidos ya que fue diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava para la Expo 92.

 

Share Button
comentarios