La historia de la Sagrada Familia de Barcelona

La historia de la Sagrada Familia de Barcelona

Share Button

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia se ha convertido con el paso de los años en uno de los símbolos de Barcelona por los que se reconoce mundialmente a la capital catalana, además de ser el monumento más visitado de España. Esta interesante obra es el mayor exponente de la arquitectura modernista catalana, diseñada por Antoni Gaudí y cuya historia se remonta a hace ya 133 años.

El 19 de marzo de 1882 se iniciaron las obras de esta monumental iglesia. En aquel entonces estaba al frente del proyecto el arquitecto Francisco de Paula del Villar, quien por desavenencias con los promotores abandonó la obra al poco tiempo. Gaudí se encargó en 1883 del proyecto, al que dio un giro rotundo para darle su propio estilo.

El arquitecto catalán se implicó profundamente en la Sagrada Familia, cuyo proyecto asumió a los 31 años y al que consagró el resto de su vida. Sus últimos 15 años se dedicó en exclusiva a ello y esa es la razón por la que no existen otras obras de Gaudí de importancia de esos años. Su dedicación era tal que llegó a residir en un taller ubicado en un ábside de la Sagrada Familia.

Pero por más empeño que le pusiera las obras avanzaban a ritmo lento y Gaudí era consciente de que nunca llegaría a ver terminada su gran obra. No obstante, para él lo importante era que se conservara siempre el espíritu de la obra ya que “su vida tiene que depender de las generaciones que se la transmiten y con las que vive y se encarna”, decía.

Gaudí moriría en un trágico accidente atropellado por un tranvía el 10 de junio de 1925. Solo llegó a ver acabado el primer campanario de la Fachada del Nacimiento, por lo que el prestigioso artista no pudo llegar a contemplar más que una pequeña parte de su gran obra. No obstante, gracias a los planos y maquetas que diseñó, su obra ha podido ser retomada después por diferentes arquitectos que siempre han respetado la idea original de Gaudí.

En julio de 1936, con el levantamiento militar y la Guerra Civil Española, la Sagrada Familia sufrió el atentado de unos revolucionarios que incendiaron parte de sus espacios. Aunque los planos y las maquetas de Gaudí sufrieron daños, pudieron ser recuperadas y proseguir así su obra maestra.

Cabe señalar que la Sagrada Familia es un templo expiatorio, por lo que su construcción ha sido posible siempre gracias a los donativos de la gente. Ésta es la principal razón por la que las obras se han alargado durante tanto tiempo y, de hecho, se desconoce cuando se finalizarán.

No sabemos cuando veremos acabada la obra de Gaudí, pero de lo que estamos seguros es de que su espíritu y su estilo pervivirán por siempre allí. Y no solo eso, sus restos también descansan en la capilla del Carmen de la cripta de la Sagrada Familia, el lugar al que se dedicó en cuerpo y alma.

Si vas a visitar la ciudad condal para conocer la Sagrada Familia te recomendamos que te alojes en alguno de los hoteles de Petit Palace en Barcelona, desde los que podrás visitar con comodidad lugares como el barrio del Eixample o el barrio Gótico.

Share Button
comentarios