La calle Larios, un clásico de la noche malagueña

La calle Larios, un clásico de la noche malagueña

Share Button

Si estás de visita en Málaga una de las paradas obligatorias que debes hacer es la calle Marqués de Larios. Es la calle comercial más importante de la ciudad y, sin duda, una de las zonas con más ambiente. Es un plan perfecto tanto para un día de compras, como para tomar algo en alguna de las cafeterías y restaurantes de sus alrededores, así como para tomar unas copas ya por la noche.

Esta calle, conocida por los malagueños como la calle Larios, tiene este nombre en honor a Manuel Domingo Larios y Larios, el II Marqués de Larios, quien fue uno de los precursores del desarrollo de la industria textil en Málaga.

La calle Larios parte de la plaza de la Constitución hasta la Alameda principal. Son 300 metros repletos de tiendas entre las que se pueden encontrar tanto las franquicias más populares como algunas de las firmas más caras y exclusivas. Tampoco faltan cafeterías o heladerías en las que descansar para tomar algo. En el resto de calles de la zona también hay abundantes restaurantes y tabernas en las que degustar alguna de las magníficas tapas andaluzas o los famosos vinos dulces de Málaga.

En cualquier caso, un paseo por la calle Larios siempre es un buen plan. Es peatonal, bastante amplia y sus edificios (todos ellos de la misma altura) están muy bien conservados. En verano cubren toda la calle con toldos para resguardar a los viandantes del fuerte calor que aprieta en Málaga en estas fechas, lo cual hace que sea mucho más agradable pasear por ella.

Y ya cuando cae la noche, los alrededores de la calle Larios se convierten en una de las zonas con más ambiente de la ciudad. En el centro de Málaga se pueden encontrar algunas de las mejores tascas y tabernas, como la famosa bodega El Pimpi, un lugar muy tradicional y emblemático de esta ciudad en el que siempre hay buen ambiente.

Además, en el casco antiguo de Málaga también se encuentran algunos de los pubs de moda de la ciudad en los que poder tomar las primeras copas y disfrutar del mejor ambiente nocturno malagueño. Después, si todavía hay más ganas de fiesta, se puede ir a alguna de las discotecas del centro o de las afueras.

Para disfrutar de una agradable experiencia en Málaga te recomendamos que te alojes en el Hotel Petit Palace Plaza Málaga, un oasis de confort y comodidad ubicado en pleno centro de Málaga.

Share Button
comentarios