La Alcazaba de Málaga

La Alcazaba de Málaga

Share Button

Uno de los perfiles más hermosos de la ciudad de Málaga es sin duda el que podemos ver desde su costa y que viene marcado por la imponente Alcazaba, un palacio fortaleza cuyo nombre significa en árabe ciudadela. Es uno de los monumentos históricos más visitados de la capital y en el que se conjugan a la perfección los elementos militares con la belleza de sus edificaciones.

La Alcazaba de Málaga está ubicada a los pies del monte de Gibralfaro, en un terreno rocoso que ha marcado la irregularidad de su edificación, al tiempo que elevado para cumplir su función defensiva de la ciudad frente a las invasiones, ya sirvió como sede del gobierno y de sus jerarquías.

Existe cierta controversia acerca de su origen ya que se cree que fue construido entre los años 1057 y 1063 por encargo del rey Badis ben Habús de la taifa de Granada. No obstante, hay estudios que señalan que Badis realmente lo que llevó a cabo fue una profunda reforma y ampliación de una anterior construcción de origen romano.

En cualquier caso, lo que es seguro es que la Alcazaba ha recorrido ya un largo camino en el que ha pasado por diferentes etapas que han marcado su devenir. Entre los siglos X y XV fue de dominio árabe, lo cual se refleja en la arquitectura de muchos de sus espacios. En 1902 se hacen con ella los Almorávides y en 1146 pasa a manos de los Almohades, hasta que en 1279 la conquista Muhammad II Ben al-Ahmar y pasa al reino Nazarita.

Posteriormente, durante la Reconquista, Fernando el Católico lograría vencer este poderoso bastión musulmán para hacerse con el dominio de la Alcazaba. Siglos después, entraría en un proceso de deterioro y abandono, especialmente de su estructura militar, el cual se extendió hasta principios del siglo XX. Pero su momento llegaría de nuevo en la década de 1920 cuando se sometió a un proceso de recuperación tras ser declarado Monumento Histórico Artístico.

En la actualidad, la Alcazaba ocupa un perímetro de unos 15.000 metros cuadrados, si bien se cree que en su época debió de ser del doble. Su arquitectura es una mezcla de las necesidades defensivas del momento con otros espacios de marcada belleza, como sus diferentes estancias o sus jardines. De sus elementos militares destacan las tres murallas que la rodean y que constituyeron una de las mayores fortalezas del momento en España.

La Alcazaba está además junto al Teatro romano, otro de los monumentos patrimoniales más importantes de Málaga, al tiempo que se encuentra justo al lado del centro de la ciudad, lo cual hace que sea realmente cómodo y accesible desplazarse hasta allí.

Si vas a venir a conocer la Alcazaba te recomendamos que te alojes en el Hotel Petit Palace Plaza Málaga, el cual se ubica en el centro histórico de la ciudad, desde donde podrás visitar con comodidad sus principales atractivos turísticos como la Catedral de Málaga o la plaza de la Constitución.

Share Button
comentarios