Gibralfaro, el castillo que corona Málaga

Gibralfaro, el castillo que corona Málaga

Share Button

Si tus vacaciones de verano pasan este año por Málaga,  tienes que ser consciente de que vas a vivir a fondo una de las ciudades con más historia de España. Aunque es conocida por su pescaito frito, sus playas y su activa vida nocturna, lo cierto es que en Málaga hay joyas arquitectónicas que no se pueden dejar de visitar si el objetivo final es dejar el lugar con los deberes bien hechos y con las notas bien altas.

De todos estos tesoros de la historia con sede en esta ciudad andaluza hay que destacar el Castillo de Gibralfaro (o el Alcázar de Gibralfaro), un antiguo recinto fenicio que da nombre al monte Gibralfaro. Un lugar único con siglos y más siglos de historia que pasó por manos árabes y cristianas y que hoy día es uno de los lugares más visitados de la ciudad (tanto por locales como por foráneos)

Perfectamente conectado con el Hotel Petit Palace Plaza Málaga, llegar al Castillo de Gibralfaro es toda una experiencia que hay que vivir con una buena cámara de fotos colgada al hombro para captar las mejores panorámicas de Málaga. En bus o en coche la excursión es casi obligada y es que desde sus dominios no sólo se puede divisar la bellísima Catedral de Málaga o su Puerto Deportivo sino que la vista general que se tiene de la ciudad desde este punto acompaña al visitante de por vida.

El paso de los años ha tratado bien al castillo de Gibralfaro y esto es un hecho a destacar ya que, separado del mar por algo más de 130 metros de altura, el castillo tuvo funciones de faro allá por el siglo VII a.c para convertirse en fortaleza, castillo y cuartel desde el siglo quinto y, nada menos, hasta el pasado siglo XX.

Dicen que la experiencia es un grado y no hay titubeos en aquellos que son asiduos a pasear por las inmediaciones del Castillo. Son estos mismos los que aseguran que sólo allí se pueden ver los atardeceres más bellos de la capital. Sin duda un lugar perfecto para poner el broche final a un día de paseos veraniegos por una de las más bellas ciudades de Andalucía.

¿Que tras disfrutar del atardecer en la zona más alta de la ciudad te quedas con ganas de más? No dudes en apostar por la Plaza de la Constitución de Málaga, una zona llena de callejuelas y restaurantes de lo más variopintos que ofrecen al visitante todo lo mejor con productos de la tierra.

 

Share Button
comentarios