Fin de año en la Puerta del Sol

Fin de año en la Puerta del Sol

Share Button

¿Alguna vez te has preguntado de dónde viene la costumbre de comer las uvas de la suerte en la Puerta del Sol en fin de año? Lo más probable es que cada 31 de diciembre participes en este divertido ritual pero lo cierto es que no mucha gente conoce el origen de esta antigua tradición. Y la verdad es que es tan curioso como interesante.

Aunque la rumorología es abundante existen dos teorías que explican el origen de esta tradición. La primera de ellas se remonta a 1882, cuando el alcalde de Madrid por aquel entonces, José Abascal y Corredano, emitió un bando municipal cansado de que los madrileños aprovecharan la noche del 5 de enero para montar jaleo y emborracharse en la calle con la excusa de dar la bienvenida a los Reyes Magos.

Su idea fue la de imponer una tasa de un duro a todo aquel que saliera a festejar esa noche en la calle. Como respuesta, algunos madrileños indignados por habérseles privado de una noche de fiesta decidieron salir a celebrar el nuevo año la noche de 31 de diciembre. Pensaron, además, en hacerlo ironizando una costumbre de la burguesía que solía tomar uvas con champán durante la cena de fin de año.

De este modo, estos vecinos se reunieron en Nochevieja en la Puerta del Sol para comer uvas con las campanadas. Seguramente jamás imaginaron que este gesto sería seguido en los sucesivos años por cada vez más y más gente hasta convertirse en una de las costumbres más arraigadas de estas fechas.

La segunda teoría cuenta que esta tradición cogió fuerza en 1909 cuando un grupo de agricultores pensó en aprovechar esta fecha para dar salida a un exceso de producción de uva que hubo ese año. Si realmente fue tal su intención, lo cierto es que les salió bastante bien porque hoy en día casi toda la población española despide el año consumiendo las tradicionales uvas de la suerte.

En cualquier caso, tomar las uvas de la suerte se ha convertido en una tradición muy arraigada y divertida en España. No hay nada como juntarse con la familia y los amigos esta noche y ver quien consigue engullir las doce uvas al son de las campanadas. Por cierto, ¿sabías que las campanadas de fin de año suenan cada tres segundos y no cada segundo? Menos mal, porque tampoco hay que ahogarse en el intento.

Si visitas la capital en Navidad para despedir el año en la Puerta del Sol te recomendamos que te alojes en alguno de los muchos hoteles de Petit Palace en Madrid desde los que podrás desplazarte cómodamente por el céntrico barrio de la Puerta del Sol y la Gran Vía madrileña.

Share Button
comentarios