El Retiro, el escenario perfecto para disfrutar del Power Walk

El Retiro, el escenario perfecto para disfrutar del Power Walk

Share Button

Por más amantes del deporte que seamos, llega ese momento del año en el que practicarlo con regularidad se nos hace un poco cuesta arriba. El frío, la humedad, esas calles más solitarias que de costumbre y la pereza de tener que desplazarnos a las zonas más abiertas de la ciudad para practicar deporte con tranquilidad, son algunos de los factores que hacen que sean muchos los que tiran la toalla.

¿Cómo seguir siendo fiel a esas rutinas deportivas durante estos meses de frío invierno? Sencillo: apostando por practicar nuestro deporte favorito en los parques urbanos más conocidos de la ciudad, parques como el de El Retiro, en Madrid, en los que disciplinas como el Power Walk se han convertido en toda una fiebre.

Perfectamente conectado con el centro y con una ubicación estratégica (a muy poca distancia de nuestros hoteles Petit Palace Savoy Alfonso XII, Petit Palace Lealtad Plaza y Petit Palace Art Gallery), el parque por excelencia de Madrid es la mejor opción para los que no queréis perder la costumbre de practicar vuestras sesiones de running o de Power Walk, una nueva forma de caminar que estimula la circulación de nuestras pierdas y refuerza nuestros músculos y nuestra capacidad respiratoria.

Con sus estanques y sus frondosos bosques, El Retiro es un parque urbano de grandísimas dimensiones (más de 120 hectáreas) que se presta a las mil maravillas a la práctica del Power Walk y es que cuenta con recorridos de entre tres y cinco kilómetros que pueden convertir una sesión deportiva normal y corriente en toda una experiencia urbana y natural.

Horas para practicar Power Walk y recomendaciones

Aunque elegir el parque de El Retiro como lugar de entreno no es algo nuevo, es un hecho que en estos últimos años la fiebre del running ha hecho que el lugar sea un meeting point oficial y por tanto un lugar algo masificado en momentos concretos. ¿La clave? Tratar de evitar las horas puntas de quienes practican running (esta son a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde).


Otro de los inconvenientes es el asfaltado del parque madrileño y es que si bien hay zonas en las que se puede correr o caminar sin problema alguno, lo cierto es que la cosa se complica cuando se trata de cubrir esos tramos en los que el suelo es albero (aka, “arena”). Dado que el tipo calzado no podemos modificarlo, si será recomendable bajar el ritmo de la carrera en estos puntos para no patinar y para evitar caídas innecesarias (especialmente cuando el clima es húmedo).

Share Button
comentarios