El Escorial, el monasterio más famoso de Europa

El Escorial, el monasterio más famoso de Europa

Share Button

Hablar de Madrid es hablar de un destino que ofrece al visitante prácticamente de todo: gastronomía, cultura, arte, ocio, música, moda y un largo (larguísimo) etcétera. Aunque la capital no sea el principal reclamo del verano al menos por el turismo nacional (por eso de que muchos se decantan por la playa y los chiringuitos), lo cierto es que pasar unos días de descanso en su territorio es la opción ideal para aquellos que buscan disfrutar de unas vacaciones diferentes llena de turismo cultural e histórico.

Capital de nuestro país y sede de miles de historias que llenan libros y más libros, Madrid es una ciudad que hay que saborear más allá de lo típico tópico (aunque dichos puntos típicos sean igualmente bonitos) dejándose querer por lugares tan especiales como el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Una de las obras arquitectónicas eclesiásticas más relevantes de nuestro país y un lugar en el que siempre hay algo nuevo que ver y algo nuevo de lo que disfrutar.

Ubicado a poco más de media hora en coche de nuestros hoteles más céntricos de Madrid -como el Petit Palace Arenal, el Petit Palace Ducal Chueca o el hotel Petit Palace Londres, entre otros- el monasterio madrileño cobra vida en verano y es que, por si no lo sabías, acoge desde hace muchos años los cursos de verano de El Escorial.

Con obras de arte pictóricas y escultóricas casi por cada rincón, la visita es altamente recomendable no sólo por su estado de conservación (dado que fue construido en el siglo XVI) sino también por su peso histórico ya que está formado por un palacio real (que dio cobijo siglos atrás a la Familia Real española), una basílica, un panteón, una biblioteca y, como no, por su tradicional monasterio.

De estilo renacentista y con vistas a la bellísima sierra de Madrid, El Escorial es un monasterio original se mire por donde se mire. Una construcción cuya forma trata de imitar, según dicen muchos historiadores de arte, la forma de la parrilla en la que murió quemado el propio San Lorenzo. Por todo ello, por su magnitud y por su belleza está considerado desde finales del siglo XVI la Octava Maravilla del Mundo, ahí es nada…

Y si bien todo su conjunto así como toda su fachada exterior llaman la atención por su magnificencia, lo cierto es que no hay nada más bonito en el monasterio de El Escorial que su Basílica. Considerada una obra maestra del gran artista Juan de Herrera, el lugar es especial en todo su conjunto: por su luz, por su aura natural, por su paz, por sus vidrieras, por su cúpula de más de 92 metros y por sus diferentes naves.

 

 

 

Share Button
comentarios