El Bilbao del Guggenheim

El Bilbao del Guggenheim

Share Button

Probablemente la primera imagen que te viene a la cabeza cuando piensas en Bilbao sea la del museo Guggemheim. Y no es de extrañar porque este controvertido edificio es un auténtico icono de la ciudad, no solo por su capacidad de llamar la atención internacional sino también por haber derivado en un importantísimo motor de activación económica para la región.

El arquitecto canadiense Frank O. Gehry fue el encargado de concebir esta joya de la arquitectura contemporánea, la cual fue inaugurada el 18 de octubre de 1997. Una vida corta pero muy intensa si se piensa en todo lo que ha significado para Bilbao este museo, por el que cada año pasan alrededor de un millón de visitantes.

Desde que se pusieron sus cimientos el Guggemheim generó mucha polémica, no solo por la importante inversión que se destinó al proyecto, sino también por su innovadora arquitectura caracterizada por su diseño curvilíneo y la complejidad de sus formas. De hecho, en toda su estructura no hay ni una sola superficie plana, algo bastante impresionante si se tiene en cuenta la envergadura del edificio.

Ubicado a orillas de la ría de Bilbao, el museo dispone de una superficie de 24.000 metros cuadrados, de los cuales 10.540 son espacios dedicados a la exposición de arte, distribuidos en 19 galerías. Allí puedes contemplar las exposiciones de la Fundación Guggenheim, así como otras muestras itinerantes que permiten encontrar nuevos tesoros en cada visita.

Pero el Museo Guggenheim no solo es relevante en el plano cultural y arquitectónico. Este edificio ha supuesto un antes y un después para Bilbao. Fue el motor que dio pie a la reactivación urbanística, económica y social de la ciudad y que ha conseguido ponerla dentro del plano turístico internacional.

La imagen exterior de Bilbao pasó así de ser la de una ciudad industrial y en decadencia a convertirse en una de las capitales culturales europeas clave. Un icono que ha devuelto a la ciudad su esplendor y gracias al cual muchas personas visitan Bilbao y conocen sus otros muchos encantos, como el Museo de Bellas Artes de Bilbao o el Palacio de Congresos y de Música.

Si quieres conocer el museo Guggenheim te recomendamos que te alojes en alguno de los hoteles de Petit Palace en Bilbao, en los que podrás disfrutar de la comodidad de sus instalaciones, al tiempo que desplazarte con facilidad por la ciudad.

Share Button
comentarios