Descubriendo los misterios del Pasaje de Chinitas, en Málaga

Descubriendo los misterios del Pasaje de Chinitas, en Málaga

Share Button

Se dice, se cuenta y se rumorea que no hay en Andalucía un casco histórico más auténtico y con más historia que el centro de Málaga. Segunda capital de andalucía y lugar de residencia (o de paso) de figuras de calado cultural como el pintor Pablo Picasso o la popular folclórica Estrellita Castro,, Málaga esconde en las callejuelas de su casco viejo historias únicas, apasionantes y que bien podrían ser el tema central de una novela o de un largometraje. ¿La más auténtica? La que cobra vida en el llamado Pasaje de Chinitas.

Ubicado frente por frente al hotel Petit Palace Plaza Málaga, el Pasaje de Chinitas es uno de esos rincones míticos de Málaga en los que la historia tiene un peso especial. Esta pequeña vía peatonal fue algo más que una llave para el crecimiento comercial y cultural de Málaga, y es que fue el punto de encuentro de las principales figuras artísticas del país. ¿El principal motivo? La creación del que fuera el mítico y archiconocido Café Chinitas, un lugar en el que se podía disfrutar de obras de teatro y pequeños conciertos y que tuvo como cliente habitual al mismísimo Federico García Lorca.

Este pasaje flanqueado por dos arcos de media punta cobró vida a mediados del siglo XIX para conectar de forma maestra las 4 zonas más concurridas del centro de Málaga (las mismas que podrás ver desde desde tu habitación de hotel en Petit Palace Plaza Málaga): la plaza de la Constitución, la calle Fresca, la calle Santa María y la popular calle Nicasio.

Si bien no se trata de un barrio o mucho menos una calle al uso, lo cierto es que el Pasaje de Chinitas fue -como decíamos unas líneas atrás- un punto crucial para el desarrollo comercial del centro histórico de Málaga ya que conectó las cuatro zonas de la ciudad de una forma maestra dando visibilidad a decenas de pequeñas callejuelas (hasta la fecha casi inexistente) que comenzaron a cobrar vida gracias a las tiendas de artesanía, a las pequeñas pensiones y hoteles y a los cafés populares. Dicho de otro modo, el pasaje malagueño es una pequeña isla urbana con identidad y carácter propio.

Además de la Plaza de la Constitución -una obra amplia y realmente bonita que data del siglo XV- desde el Pasaje de Chinitas se puede acceder a otras zonas de la ciudad como la Calle Larios, la principal zona comercial de Málaga.

 

Share Button
comentarios