Descubre los misterios que aguarda Salamanca

Descubre los misterios que aguarda Salamanca

Share Button

Salamanca es una ciudad llena de encanto, cultura y belleza patrimonial pero, además de todo ello, esta ciudad aguarda entre sus muros muchos misterios y curiosidades que se han convertido en auténticos reclamos turísticos que atraen la atención de sus visitantes.

Es probablemente que sepas que la rana es uno de los iconos de Salamanca, pero tal vez desconoces todavía la razón de que se haya hecho tan popular allí. Pues bien, esta fama le viene por ser una de las figuras más buscadas entre los detalles de la fachada de la Universidad de Salamanca. Entre las diferentes formas esculpidas se haya una bastante curiosa en la que hay una rana posada sobre una calavera.

La leyenda dice que los estudiantes que quieran aprobar el curso deben encontrar la rana entre todos los detalles y ello hizo que con el paso del tiempo se extendiera la costumbre de ir a buscarla cuando se quería obtener suerte en algo. No obstante, existen también diversas teorías acerca de su significado, una de las cuales estaría relacionada con la muerte y la lujuria y en la que la rana podría simbolizar el pecado capital. Otra de las teorías apunta a que la calavera representaría al príncipe Juan, hijo de los Reyes Católicos, quien falleció antes de los 20 años. Según esta teoría, con esta figura se pretendía mandar un mensaje iconográfico para burlar así la Inquisición.

La Catedral de Salamanca es otro de los edificios emblemáticos de la ciudad, entre cuyas paredes también se aguardan misteriosos secretos. Es el caso del curioso astronauta que hay esculpido en la fachada norte de la entrada al templo, algo bastante inusual para una edificación que se construyó entre 1513 y 1733, cuando la carrera espacial era algo que todavía quedaba muy lejos.

Pues bien, este motivo no se debe a ningún visionario de aquella época, sino que fue incluida en la restauración que se llevó a cabo de la fachada en 1993 con motivo de la exposición de las Edades del Hombre. Al parecer, es habitual que se otorguen pequeñas licencias a los restauradores para que incluyan elementos modernos de su época y ésa fue la que incluyó el cantero Miguel Romero.

No muy lejos del astronauta, hay también otra singular figura de un dragón sonriente que está comiendo un helado de tres bolas, un elemento que se cree que hace referencia a los estudiantes y que también fue una de las firmas que dejó plasmadas el cantero responsable de la restauración.

Por otra parte, cerca de la Catedral se encuentra la famosa Cueva de Salamanca en la que se dice que el diablo enseñaba prácticas relacionadas con la magia y la alquimia a siete estudiantes durante siete años. La leyenda dice que, tras ese tiempo, uno de los alumnos debía quedarse con él como pago por las enseñanzas. Dicha cueva se encuentra en el lugar que antiguamente ocupaba la cripta de la Iglesia de San Cebrián, que fue derribada en el S.XVI, y hoy se ha convertido en uno de los lugares que siempre atrae la atención de los visitantes de Salamanca.

Si vas a visitar esta hermosa ciudad para conocer de cerca sus misterios y secretos, te recomendamos que te alojes en el Hotel Petit Palace Las Torres Salamanca, ubicado en la misma plaza Mayor y desde donde podrás visitar con comodidad los principales atractivos salmantinos.

Share Button
comentarios