De running a orillas del Guadalquivir

De running a orillas del Guadalquivir

Share Button

Aunque Sevilla hace gala de su conocido ambiente en la calle, la capital hispalense es un auténtico remanso de paz a primeras horas de la mañana y sí… sin duda es algo que merece la pena aprovechar para vivir su lado menos conocido.

Las primeras horas de la mañana (cuando el sol brilla con suavidad sobre las aguas del río) es un momento ideal para disfrutar de la larga y gratificante sesión de running con vistas que ofrece el río Guadalquivir. Si además has elegido un hotel en Sevilla de Petit Palace ubicado en el Barrio de Santa Cruz estarás a muy pocos metros de un posible punto de inicio: La Torre del Oro, una auténtica joya de Sevilla.

Esta mítica localización es el punto de partida favorito de aquellos que deciden correr por la Rivera del Guadalquivir. Y si bien la rivera te ofrece un recorrido urbano que muchos buscan, lo cierto es que -al estar abrigado por árboles y zonas tan amplias y espaciosas- hace que tengas la sensación de estar en otro lugar.

Son 11 kilómetros de recorrido, sin apenas desnivel, que se convierten en una ruta turística alternativa a la que haces a pie. A lo largo de toda la ruta podrás disfrutar de la vista de puntos emblemáticos y muy turísticos de la ciudad como el Puente de Triana, la Calle Betis (justo al otro lado del río) o la Plaza de Toros de la Maestranza, entre muchos otros.

¿Que una vez que has llegado al punto de inicio decides alargar el recorrido y ampliarlo justo hacia el lado contrario? No sólo habrás tomado una decisión totalmente acertada sino que verás una parte de Sevilla en la que menos se detienen las guías; zonas como la avenida Torneo, la estación de Plaza de Armas, el Puente de la Barqueta o el original Puente del Alamillo.

Lo mejor de todo es que este recorrido extra que tiene un regalo escondido bajo la manga (como recompensa a una buena sesión de running), nada menos que la vista de la Expo de Sevilla, la Expo 92. Un lugar que vivió años duros de dejadez y abandono y que, gracias a un buen planteamiento arquitectónico, cuenta con edificios brillantes y bien aprovechados y con locales que merecen la pena visitar.

Share Button
comentarios